Usted está aquí:

Al escribir una breve historia de nuestro actual Colegio, creemos necesario comenzarla dejando constancia de un documento, en concreto una Orden aprobada por el Ministerio de la Gobernación, en donde se recogían los Estatutos-Reglamento del Consejo General de los Colegios Oficiales de Odontólogos y Estomatólogos de España por los que se vino rigiendo nuestra organización profesional durante casi cincuenta años.

dentistas

Transcribimos lo que al principio de la misma se decía (a fin de entender con más argumentos lo que motivó su elaboración), resaltando algún aspecto del contenido de dichos Estatutos.

 

MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN

Orden del 13 de noviembre de 1950 (Boletín Oficial del Estado, nº 339, 5-12-1950)
Ilmo. Sr.: Establecida por Real Orden de 27 de mayo de 1930 la colegiación obligatoria para quienes ejerzan legalmente la Odontología en el territorio nacional, y redactados en aquella fecha los vigentes Estatutos de los Colegios Oficiales de Odontólogos, se hace preciso adoptar sus disposiciones, siguiendo el ejemplo de las demás clases sanitarias (Médicos y Farmacéuticos), a las nuevas circunstancias creadas por las diversas disposiciones oficiales dictadas con posterioridad al año de 1930, así como por los distintos acuerdos de Plenos de Consejo adoptados con la finalidad de perfeccionar la estructura, funcionamiento y competencia de los Organismos representativos de la clase odontológica. Para ello se estima preciso reformar dichos Estatutos, al objeto de unificar, refundiendo en un solo texto o Código, la vida orgánica profesional de los Colegios de Odontólogos, como así lo ordena la Ley de Bases de Sanidad Nacional de 25 de noviembre de 1944.

Por otra parte, habiéndose cambiado el nombre de la Escuela de Odontología por el de Escuela de Estomatología, creado el título de Estomatólogo para quienes se gradúen en ella y para aquellos Médicos odontólogos que lo soliciten, y, finalmente, dispuesto por este Ministerio que los Colegios Oficiales de Odontólogos y el Consejo General de estos Colegios se denominen, respectivamente, Colegios Oficiales de Odontólogos y Estomatólogos y el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos, se hace necesario definir con claridad la situación en que, con respecto a la nueva Reglamentación, se encuentran los distintos profesionales habilitados para ejercer la Odontología y la Estomatología en el territorio nacional.

Por las razones expuestas, este Ministerio, previo informe favorable del Consejo Nacional de Sanidad, ha tenido por conveniente aprobar el nuevo Estatuto-Reglamento, que se inserta a continuación, por el que habrán de regirse el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España y los respectivos Colegios regionales dependientes del mismo. Estatuto que se inspira fundamentalmente en los principios tradicionales de la obligatoriedad de su observancia por parte de todos los afectados por sus disposiciones, así como en el de la colegiación obligatoria para todos los que ejerzan la Odontología en el territorio nacional, ya sean Cirujanos-dentistas, Odontólogos o Estomatólogos.
Dios guarde a V.I. muchos años.
Madrid, 13 de noviembre de 1950."

 

PÉREZ-GONZÁLEZ

Ilmo. Sr. Director General de Sanidad.
En el Artículo 1º del CAPÍTULO PRIMERO de los mismos, se recogía que…
“La organización profesional de la clase odontológica, conforme con lo dispuesto en la 34 de la Ley de Sanidad, se basará en los Colegios Oficiales de Odontólogos, agrupados por regiones, auxiliados por Juntas Provinciales y subordinados todos a la alta tutela de un Consejo General de carácter nacional.
Ninguna agrupación profesional y organización de odontólogos, independiente y ajena a los Colegios, gozará de personalidad oficial, ni ejercerá funciones correspondientes a las asignadas a aquellos, que gozarán de plena capacidad legal, como entidad de Derecho público, conforme a lo dispuesto en el artículo 17 del Código Civil, en la Ley de 6 de diciembre de 1940 y demás disposiciones aplicables. Sus órganos representativos y directivos tendrán consideración de Autoridad pública, recibiendo par el cumplimiento de sus fines el apoyo de las demás Autoridades y Organismos públicos.
La organización profesional dependerá de la Dirección General de Sanidad, a la que estará jerárquicamente subordinada, pero sin considerarse parte integrante de la Administración Central del Estado”.
De acuerdo con ello, las Regiones odontológicas se constituyeron en número de catorce que se repartían por toda España, estando integrados los colegiados de Andalucía en dos Colegios: uno, el de la 4ª Región, que abarcaba las provincias de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Huelva, Ceuta, Tetuán y Zona Occidental de Marruecos, y otro, el de la 5ª Región, que abarcaba las provincias de Málaga, Granada, Jaén, Almería, Melilla y Zona Oriental de Marruecos, teniendo su domicilio social en la capital de la primera provincia de las que componían cada una de dichas regiones. Es lógico pensar que el hecho de que la mayoría de los Colegios Regionales agrupasen varias provincias era debido al escaso número de profesionales existentes por aquel entonces, que hacía inviable, sobre todo en el aspecto económico, que cada una de ellas pudiera tener un Colegio propio. Fueron tiempos en los que la “correa de transmisión” con los Colegios Regionales era posible gracias a la buena voluntad de colegiados que la propiciaban desde sus propias consultas o domicilios particulares. Dicha labor, en nuestra provincia, durante varios años la llevaron a cabo compañeros como el Dr. García Sastre (†) y el Dr. Beltrami Eguilaz, que, gracias a su trabajo y colaboración desinteresada, permitieron que hubiese un nexo de unión con la Junta de Gobierno del Colegio Regional (de la que, por otra parte, formaban parte como Vocales natos de la misma), y a cuyas reuniones asistían en representación del colectivo provincial.

Esa fue la organización profesional durante las décadas de los años 1950 al 1980.
Con el transcurso del tiempo, quienes como colegiados formaban parte de las Sedes Provinciales, se fueron dando cuenta de la necesidad de una más directa participación en la problemática que en cada una de las provincias se empezaba a vivir. Muchas veces, las soluciones que se daban desde el Colegio Regional resultaban ineficaces, porque la realidad de los problemas que se suscitaban hacía necesario enfrentarlos desde la propia provincia para, al menos, intentar conseguir una actuación más eficiente.
Fueron los momentos en que, por un lado, empezaron a solicitar incorporarse a nuestros Colegios nuevos profesionales (tanto nacionales como extranjeros, que habían realizado sus estudios en Universidades de países extranjeros), y, por otro, se detectó un progresivo aumento de casos de intrusismo profesional, llevado a cabo por personas que, titulándose como protésicos (la mayoría de ellos trabajando para Odontólogos y Estomatólogos), realizaban tratamientos en boca de personas, para los que ni legalmente estaban autorizados ni científicamente capacitados.
Aunque muchos hechos puntuales se pueden citar en esta breve historia de lo que ha sido la organización profesional en la provincia de Córdoba, queremos dejar constancia de dos por creer que marcaron un hito en su devenir.
El primero de ellos tuvo lugar en el año 1986, cuando un grupo de colegiados de nuestra provincia solicitó al entonces presidente de nuestra Sede Provincial, Dr. Beltrami Eguilaz, la convocatoria de una asamblea para deliberar sobre la situación profesional que en esos momentos se vivía, y a fin de arbitrar soluciones de cara al futuro que ya se preveía. Dicha asamblea, que se celebró el día 4 de octubre de 1986 y a la que asistieron treinta y tres colegiados, la presidió el secretario Dr. Pérez Castro por imposibilidad de hacerlo el entonces Presidente.

El Dr. Pérez Castro hizo un examen de la problemática que empezaba a vivir la profesión, diciendo que, por ello y compartiendo la opinión de muchos colegiados, creía era el momento de disponer de un domicilio social en Córdoba, convencido de lo necesario que se hacía ya tener una infraestructura que nos permitiese atender más directamente a los colegiados y ser más eficientes en la resolución de los problemas que les acuciaban, para lo que, incluso, convendría contratar a una secretaria administrativa y a un abogado. Por ello, terminó sus palabras diciendo que, según cuanto había expuesto, para llevar a cabo tal propósito se debería solicitar al Colegio Regional una aportación económica mensual a detraer del importe de las cuotas que éste recibía de los colegiados de Córdoba.
Compartido por todos los colegiados asistentes los argumentos expuestos por el Dr. Pérez Castro, se aprobó por unanimidad su propuesta, dando traslado de inmediato de la misma al Presidente de nuestro Colegio Regional con el fin de que, dicha petición, se tratase en la primera Junta de Gobierno que se celebrase.
Se convocó una nueva asamblea en nuestra Sede Provincial que se celebró en nuestra ciudad el día 13 de marzo de 1987, y en la que, antes de entrar a conocer el Orden del Día, el Dr. Beltrami Eguilaz pidió la palabra para explicar que, desde primeros de año, había dejado el cargo de Presidente por su imposibilidad de continuar en el mismo, dando la bienvenida al Dr. Rosa Benítez a quien la Junta propuso como nuevo Presidente hasta la convocatoria de elecciones, toda vez que el Dr. Pérez Castro (que como Secretario le correspondía) había declinado ocupar dicho cargo. Seguidamente, el Dr. Rosa Benítez dio a conocer, en primer lugar, que de acuerdo con la propuesta que en la asamblea del pasado mes de octubre se aprobó trasladar a la Junta de Gobierno del Colegio Regional, por parte de éste se había conseguido conceder a nuestra Sede Provincial una cantidad mensual de cincuenta mil pesetas, cantidad que, a partir del mes de enero de 1987, se elevaría a sesenta y cinco mil pesetas. En segundo lugar, hizo ver a los colegiados asistentes que, si bien este primer paso había sido muy importante para conseguir nuestros propósitos, con dicha cantidad no podrían atenderse todos los gastos que llevaría consigo el mantenimiento y funcionamiento de nuestra Sede Provincial de la manera que se había pensado, proponiendo por ello, según un estudio económico que había realizado, la conveniencia de que cada colegiado abonase una cantidad de diez mil pesetas, a fondo perdido y para poder acondicionar la sede social que se creía necesario disponer, y una cuota extra de mil pesetas al mes para contratar a una administrativa y a un abogado, con carácter fijo.
Siendo aprobada la propuesta por unanimidad, es de resaltar que, aunque estas cuotas no se podían exigir a quien no quisiera abonarlas, la respuesta de la colegiación fue mayoritaria permitiendo de esa manera que nuestra Sede Provincial empezase una nueva andadura, con un inusitado protagonismo, no sólo a nivel provincial sino regional e incluso nacional, en muchos de los problemas que por entonces ya acuciaban a nuestra profesión.
Este fue el primer paso importante que dieron los colegiados de nuestra provincia para tener una mayor independencia, toda vez que, aunque ya por muchos se creía necesaria, no era posible conseguir, por el momento, la segregación del Colegio Regional.
Y así, por primera vez, nuestra Sede Provincial pudo tener un domicilio social propio, aunque en alquiler, que estuvo localizado en el piso cuarto, cuatro, del portal cuatro del número seis de la avenida de Cervantes. La Junta de Gobierno en aquel momento estaba constituida por los colegiados: Presidente, Manuel Rosa Benítez; y los Vocales, José María Romeo Moya (en funciones de Secretario), Lourdes Abellán Raigón (en funciones de Tesorera), y Juan Carlos Alonso García, Antonio M. Blanco Hungría, Pedro Moreno Cabello y Pedro Luis Pérez Castro.

Posteriormente, ocuparon el cargo de Presidente de nuestra Sede Provincial, los Dres. Gómez de la Mata, Pérez Castro y Romeo Moya, y en el año 1991, al necesitar disponer de un mayor espacio físico, el domicilio social se trasladó al segundo piso de la calle Caño nº 6.
El segundo hecho trascendental fue la constitución de nuestra Sede Provincial en Colegio independiente por segregación del Colegio Regional. En el transcurso de varios años mucho se luchó intentando convencer a la Junta de Gobierno de éste, de la conveniencia de que cada provincia tuviese su propio Colegio, dado que el gran aumento del número de colegiados en cada una de ellas hacia viable su propia organización administrativa y sufragar los gastos económicos que ello conllevaría.
El camino no fue fácil; primero, tendrían que estar conformes con este planteamiento todos los Presidentes de las ocho provincias de Andalucía y, alcanzado este consenso, solicitar de Ceuta y Melilla que, por ser ciudades autonómicas, pidieran su segregación de los Colegios de la IV y V Región, respectivamente, al que estaban adscritas estatutariamente. Una vez conseguida la segregación de estas dos ciudades y, posteriormente, que cada Junta Provincial aprobase la segregación de su Colegio Regional respectivo en acuerdo ratificado por la Asamblea de sus colegiados, se dio traslado de dichos acuerdos a la Consejería de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía, que, por Decreto 150/1998, de 14 de julio, aprobó la creación, en cada una de las provincias de Andalucía, de los Colegios de Odontólogos y Estomatólogos. Se consiguió, por fin, después de muchos años de perseverar en el empeño, la nueva realidad, que se creía necesaria, en la organización profesional de las ocho provincias de Andalucía.
Durante este tiempo ha sido presidente del Colegio el Dr. Romeo Moya y, por necesidades de espacio, en agosto del año 2002 se trasladó el domicilio social a un nuevo lugar, calle Caño nº 5, bajo, izquierda, que se adquirió en propiedad, lugar en el que actualmente se encuentra ubicado el Colegio de Dentistas de Córdoba, nueva denominación que los Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de Andalucía (por acuerdo de sus Juntas de Gobierno y ratificado por sus colegiados reunidos en Asamblea) solicitaron a la Consejería de Justicia y Administración Pública de la Junta de Andalucía, una vez que la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias recogiese en la misma la profesión de Dentista (en la que se incluye a los Licenciados en Odontología y a los Médicos Especialistas en Estomatología sin perjuicio de las funciones de los Médicos Especialistas en Cirugía Oral y Máxilofacial). Dicha nueva denominación fue aprobada, según lo recogido en el Decreto 274/2005, de 13 de diciembre.
Al hacer este pequeño resumen a modo de historia de lo que ha sido la organización colegial en nuestra provincia, es de agradecer, a cuantos compañeros participaron en las distintas Juntas de Gobierno, que su trabajo y dedicación en pos de la defensa de nuestra profesión haya podido llevarse a cabo en todos estos años, y culminado con la realidad de ser hoy día un Colegio independiente.


SEDE PROVINCIAL DE CÓRDOBA DEL COLEGIO DE ODONTÓLOGOS Y ESTOMATÓLOGOS DE LA IV REGIÓN

Relación de los componentes de las Juntas de Gobierno de las que hay constancia en nuestros archivos colegiales, y fecha de los procesos electorales que se celebraron en cada momento.

1. Hasta el año 1987, la presidencia de nuestra Sede Provincial estuvo ocupada por D. José García Sastre y D. Luis Beltrami Eguilaz, no constando en nuestros archivos nombres de ninguno de los vocales que componían sus respectivas Juntas de Gobierno.

2. En el año 1987 la Junta de Gobierno de la Sede Provincial estaba constituida por: Presidente: D. Manuel Rosa Benítez. Vocales: D. José María Romeo Moya (en funciones de Secretario) Dª Lourdes Abellán Raigón (en funciones de Tesorero) D. Juan Carlos Alonso García D. Antonio M. Blanco Hungría, D. Luis Beltrami Eguilaz, D. Pedro Moreno Cabello y D. Pedro Luis Pérez Castro.

3. Proceso electoral celebrado el día 3 de marzo de 1989: Presidente: D. Jesús Gómez de la Mata Vocales: D. Pedro Luis Pérez Castro (en funciones de Vicepresidente), D. José Mª Romeo Moya (en funciones de Secretario), D. Juan Carlos Alonso García (en funciones de Tesorero), D. Luis Beltrami Eguilaz y D. Pedro Moreno Cabello.
[Por motivos de enfermedad, tuvo que dejar su cargo de Presidente D. Jesús Gómez de la Mata, sustituyéndolo el día 14.09.1990 D. Pedro Luis Pérez Castro hasta la convocatoria de nuevas elecciones].

4. Proceso electoral celebrado el día 18 de mayo de 1991: Presidente: D. José María Romeo Moya y Vocales: D. Félix Torrecillas Márquez (en funciones de Secretario), D. Juan Carlos Alonso García (en funciones de Tesorero), D. Rafael Amaro Pérez, D. Rafael Gutiérrez-Ravé Agüera, D. Pedro Moreno Cabello, D. José Javier Pinilla Melguizo y D. Rafael Reyes León.

5. Proceso electoral celebrado el día 26 de junio de 1995: Presidente: D. José María Romeo Moya y Vocales: D. Francisco Bejarano Iñigo (en funciones de Vicepresidente), D. Pedro Moreno Cabello (en funciones de Secretario), D. Juan Alba Cano (en funciones de Tesorero), D. Juan Carlos Alonso García, D. Francisco Hernández del Río, D. Carlos Lasarte Carandell, D. Federico López de Santamaría y D. José Javier Pinilla Melguizo.

COLEGIO DE ODONTÓLOGOS Y ESTOMATÓLOGOS DE CÓRDOBA

6. Proceso electoral celebrado el día 27 de noviembre de 1998: Presidente: D. José María Romeo Moya, Vicepresidente: D. Francisco Bejarano Iñigo, Secretario: D. Pedro Moreno Cabello; Tesorero: D. Juan Alba Cano y Vocales: D. Francisco Hernández del Río, D. Carlos Lasarte Carandell, D. Federico López de Santamaría, Dª Marta de la Peña Barrio, D. José Javier Pinilla Melguizo, Dª Ana María Trujillo de Ahumada.

7. Proceso electoral celebrado el día 20 de diciembre de 2002: Presidente: D. José María Romeo Moya, Vicepresidente: D. José Javier Pinilla Melguizo, Secretario: D. Rafael Roldán Villalobos, Tesorero: Dª Marta de la Peña Barrio y Vocales: D. Pedro Moreno Cabello, D. Luis Carlos Torres Serrano y Dª Mercedes Velasco Martínez. [Durante el mandato de esta Junta de Gobierno se incorporó a la misma D. Manuel Menéndez Collar].

8. Proceso electoral celebrado el día 14 de diciembre de 2006: Presidente: D. José María Romeo Moya, Vicepresidente: D. Rafael Roldán Villalobos, Secretario: D. Francisco Córdoba Benítez, Tesorero: D. Carlos Torres Serrano y Vocales: D. Abelardo Guisado Hidalgo, D. Manuel Menéndez Collar, D. Pedro Moreno Cabello, Dª. Marta de la Peña Barrio, Dª. Belén Pérez-Aranda Muriel, D. José Javier Pinilla Melguizo.

9. Proceso electoral celebrado el día 5 de febrero de 2011: Presidente: D. Rafael Roldán Villalobos, Vicepresidente: D. Francisco Jesús González López, Secretario: D. Juan Carlos Alonso García, Tesorero: D. Luis Carlos Torres Serrano y Vocales: D. Luis Comino Gordo, D. Francisco Córdoba Benítez, D. Abelardo Guisado Hidalgo, D. Federico Esparza Díaz, D. Carlos Lasarte Carandell, D. José Javier Pinilla Melguizo, Dª Marta de la Peña Barrio y D. Carlos Stambolsky Guelfand.

--------------
Enlaces de interés
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner


Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Córdoba
C/ Caño, nº 5, bajo, Córdoba – 14001 Teléfono 957 48 04 88

© Todos los derechos reservados | Aviso legal | Protección de datos