Teléfono de contacto 957 48 04 88

Avda. Gran Capitán nº 45- Local 14006 Córdoba

codecor
[[noticia-especial.php]]
[[noticia-especial.php]]

Abril 2022. Durante el embarazo, tu salud bucodental merece una especial atención

 

En el marco de la campaña “Un año para alcanzar una meta”, el mes de abril estará dedicado a la salud bucodental durante el embarazo

 

El embarazo resulta un periodo maravilloso en la vida de cualquier mujer que haya decidido ser madre. Conociendo que existe una estrecha relación entre la salud, el bienestar y los buenos hábitos de la futura mamá con la salud de su hijo, en esta etapa se deben extremar los cuidados y las precauciones para que su estado de salud favorezca al del futuro bebé.

 

Como parte de este estado general saludable que las gestantes deben mantener, no debemos olvidar la importancia de la salud bucodental durante los nueve meses de embarazo y la repercusión que ésta puede tener en el resto de su organismo y en el del hijo que están esperando. 

 

Durante la gestación se producen cambios hormonales, que son los responsables de la modificación del cuerpo de la madre. La cavidad bucal no es ninguna excepción a estos cambios, por lo que resulta muy importante que la mujer conozca cuál es su relación con la salud bucodental y cuáles son los efectos que las posibles pruebas diagnósticas y/o tratamientos dentales que se deba realizar, tienen durante el periodo de embarazo y lactancia.

 

Dado que los dientes y la mucosa oral pueden verse afectados por estos cambios, se hace necesario que, durante este periodo, la mujer embarazada preste una especial atención al cuidado de su salud bucodental, cobrando un rol fundamental la higiene bucal.

 

 

 

 

Algunas de las alteraciones más frecuentes que se producen en la cavidad oral en la mujer embarazada son:

 

Gingivitis del embarazo.- 

Muchas mujeres desconocen que durante su periodo de gestación puede aparecer la denominada “gingivitis del embarazo”, patología que provoca un sangrado de las encías y que la padecen entre el 60-75% de las embarazadas, siendo su periodo de ocurrencia generalmente entre el tercer y octavo mes gestación.  

 

El tratamiento de la gingivitis del embarazo es importante para que no se transforme en una forma más grave de enfermedad periodontal, conocida como periodontitis.

 

Sin embargo, los estudios revelan que la incidencia de esta enfermedad es de tan sólo el 0,03% en aquellas mujeres libres de placa al inicio del embarazo y que mantienen buenos hábitos de higiene bucal durante el mismo. Por eso, si se está planificando un embarazo, cobra especial importancia la visita al dentista, para que pueda llevar a cabo una revisión bucodental previa y detectar y solucionar cualquier patología presente. Tanto la salud general de la futura mamá como la de su bebé pueden verse afectadas por el estado de sus dientes y encías. 

 

Enfermedad periodontal.- 

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo afectan también a la cavidad bucal, pudiendo producirse una ligera movilidad dentaria que tiende a desparecer tras el parto. Si bien es inusual encontrarnos con un cuadro grave de reabsorción ósea y pérdida dentaria por movilidad durante la gestación, cuando existe una enfermedad periodontal previa, ésta podría verse agravada. 

 

De ahí, la importancia de visitar al dentista no sólo durante el periodo de gestación, sino incluso antes del mismo para que lleve a cabo un examen previo de las encías y de otras patologías que pudieran afectar a la boca de la futura madre. Estudios recientes llevados a cabo, relacionan la presencia y gravedad de periodontitis, con el aumento de riesgo de parto prematuro y niños de bajo peso. 

 

Granuloma del embarazo.- 

En ocasiones, durante el periodo de gestación, aparece una respuesta exacerbada a la gingivitis (inflamación de las encías) que se denomina “Épulis del embarazo”, más conocida como “Granuloma del embarazo”. Se trata de una tumoración benigna que tiende a desaparecer tras el tratamiento, o después del parto, y sólo debe ser eliminada quirúrgicamente en caso que dificulte la masticación o la higiene en la paciente.

 

El “Granuloma del embarazo”, es habitual en los primeros embarazos, durante el primer y segundo trimestre, y se localiza en una zona con gingivitis en el vestíbulo del maxilar superior.

 

Caries dental.-

El embarazo no debe de ser considerado por sí sólo como una causa de aparición de caries. Existe la creencia de que la madre "pierde un diente por cada bebé" sin embargo, no hay ningún estudio científico que apoye esta afirmación. Durante el periodo de gestación se ve alterada la composición salival y la flora oral produciéndose xerostomía (sequedad en la boca) que facilita la aparición de caries.

 

 

 

 

Consejos para una buena salud bucodental durante el embarazo.-

  • Visita regularmente a tu dentista. 
  • Una alimentación equilibrada rica en vitamina D, facilita la absorción del calcio y el fósforo. El consumo de alimentos con vitamina C (naranja, mandarina, pimiento rojo, brócoli, etc.), favorece la producción de colágeno, principal componente para evitar las encías retraídas durante el embarazo.
  • Reduce al máximo del consumo de azúcar, para evitar la aparición de caries y el dolor de encías durante las semanas de gestación.
  • Una higiene dental escasa supone el caldo de cultivo para la aparición de la placa bacteriana y el consiguiente desarrollo de la gingivitis. Lo más importante para prevenir la caries y la gingivitis es realizar un minucioso cepillado dental con pasta fluorada al menos dos veces al día y usar, al menos una vez al día, el hilo dental.
  • Los vómitos propios del embarazo incrementan los depósitos de placa en la superficie dentaria. En estos casos, es recomendable enjuagar su boca a fondo después de vomitar con una solución que contenga bicarbonato de sodio e informar al dentista, quien aplicará flúor a los dientes o recomendará una pasta y un colutorio de flúor para prevenir este problema.
  • Durante el embarazo deben evitarse las radiografías de control rutinario. Sin embargo, ante una urgencia dental pueden ser necesarias y, con la debida protección, las radiografías intraorales no están contraindicadas en la gestación.

 

Recuerda: prácticamente todos los procedimientos de higiene y tratamientos dentales pueden llevarse a cabo sin problemas en la mujer embarazada, aunque hay excepciones y se deben tener algunas precauciones.

 

 

La prevención durante el embarazo evitará consecuencias negativas para tu salud bucodental y para la de tu hij@