Teléfono de contacto 957 48 04 88

Avda. Gran Capitán nº 45- Local 14006 Córdoba

codecor
[[noticia-especial.php]]
[[noticia-especial.php]]

Enero 2023. La moda y la estética no pueden comprometer tu salud bucodental

 

En los últimos años estamos asistiendo a la proliferación de determinadas modas y retos de algunos influencers, que pueden poner en peligro la salud de la población que sigue estas tendencias promovidas por personas que consideran “sus modelos”. 

 

Estas modas y retos virales que surgen en las redes sociales calan rápidamente en los sectores más jóvenes de la sociedad, incluso cuando suponen un riesgo para su salud. Por ello, desde el Colegio de Dentistas de Córdoba queremos advertir seriamente sobre los peligros que suponen estas prácticas, recomendando que, antes de llevarlas a cabo y ante cualquier duda, consulte a su dentista.

 

PIERCINGS

Los piercings corporales son una forma popular de expresión personal. Pueden parecer algo atractivo, pero perforarse la lengua, los labios o las mejillas puede interferir en el habla, la masticación o la deglución. Además, conllevan serios riesgos para la salud oral (dientes, encías y mucosas) y para la salud en general. En bastantes ocasiones originan infecciones y hemorragias, habiéndose descrito algunas lesiones nerviosas importantes a la hora de colocarlos. Son muchas las razones para decir NO al piercing oral: dolor, hemorragia, edema; infección; retracción gingival; gingivitis, periodontitis; fractura dentaria; desgarros; mal aliento; salivación excesiva; aspiración o ingestión del piercing; alteración del habla y masticación. Si aun así eres portador de un piercing oral y decides continuar llevándolo, al menos, debes tomar estas precauciones para evitar problemas mayores: vigila signos de infección y contacta con tu dentista a la más mínima duda; cuando hagas deporte quítate el piercing y utiliza protector bucal; mantén la zona limpia y utiliza colutorio de flúor después de las comidas; cuidado con los movimientos del piercing al comer y al hablar; cepíllate dos veces al día, usa la seda dental a diario y visita a tu dentista periódicamente para revisar el piercing.

 

 

LOS “DENTRÍFICOS CASEROS” Y SU USO COMO BLANQUEADORES DENTALES

En internet y en las redes sociales proliferan “informaciones” relativas a la higiene dental que aseguran que las pastas dentífricas fluoradas se pueden sustituir por productos como aceite de coco, bicarbonato, arcilla blanca o aceites esenciales de eucalipto, entre otros. Elaborar pasta de dientes “caseras”, con algunos de estos productos supone un riesgo para tu salud bucodental. El bicarbonato y la arcilla blanca tienen una gran capacidad abrasiva siendo su efecto similar al de pasarse una lija pudiendo provocar importantes abrasiones en el esmalte de los dientes debido al desgaste que producen, generando una sensibilidad dentaria muy considerable. El bicarbonato, además, puede originar quemaduras en la mucosa y teñir los dientes de un color amarillento con el paso del tiempo. Al desgastar el esmalte natural, se producen varios efectos: queda a la vista la dentina, cuyo color es más amarillento que el esmalte; aumenta la sensibilidad dental, puesto que la pulpa dentaria (nervio del diente) estará más desprotegida; asimismo, las encías también pueden quedar dañadas. No olvidemos que todas las pastas dentífricas comercializadas pasan por múltiples controles de calidad, entre otros, en lo referente a su capacidad abrasiva a través de escalas estandarizadas. Las organizaciones y sociedades científicas internacionales coinciden en que, actualmente, no existen evidencias científicas de que ningún elemento pueda reemplazar al flúor ni que cuente con sus grandes cualidades preventivas.

 

 

EL USO DE EJERCITADORES DE MANDÍBULA

Una de las últimas tendencias es el uso de ejercitadores de mandíbula, que consiste en introducir en la boca un pequeño aparato para morderlo y conseguir una mandíbula más ancha. El riesgo de estos productos aumenta cuando influencers con miles de seguidores los promocionan en redes sociales y su acceso es fácil a través de plataformas de venta on line a precios muy asequibles. Hay que tener en cuenta que la mandíbula se ejercita de manera natural a lo largo del día cada vez que masticamos. Sobreexponerla a un esfuerzo añadido, totalmente artificial, con el único propósito de modificar su aspecto, puede producir graves problemas en la salud, poniendo en riesgo la articulación temporomandibular y dando lugar a dolor en el cuello o en la propia articulación, chasquidos articulares, contracturas en los músculos masticatorios, así como posibles problemas dentarios. Por ello, el Colegio de Dentistas de Córdoba recuerda que los únicos ejercicios que requiere la mandíbula son los prescritos por un dentista y en casos muy concretos de patología de la articulación temporomandibular, por ejemplo, de fisioterapia, que serán realizados y supervisados por un profesional.

 

  

 

EL “BORRADOR MÁGICO”

La nueva tendencia de pasarse un “borrador mágico” por los dientes para eliminar las manchas es una práctica que pone en riesgo gravemente tu salud bucodental. Los “borradores mágicos” son limpiadores abrasivos que se utilizan para eliminar las manchas de las paredes y de otras superficies en cuya composición está el formaldehido, altamente tóxico y con potencial carcinógeno. Por ello, usar la melamina de los llamados "borradores mágicos" para blanquearse los dientes es un auténtico despropósito: el único efecto de la melamina es el abrasivo, es decir, es como pasarse un papel de lija fino por los dientes que, obviamente, eliminará las tinciones externas, es decir, las que se hayan acumulado sobre el esmalte (manchas debidas al tabaco, café, algunos alimentos etc.), pero lo hace a base a erosionar el esmalte, acabando, por lo tanto, con una capa del mismo. Al destruir el esmalte -un acto irreversible, puesto que no se regenera-, aparecerá la sensibilidad dental. Además, a medio plazo el color de los dientes sometidos a este proceso se volverá más amarillento ya que, al desaparecer parte de la capa del esmalte, la dentina subyacente (que es mucho más amarillenta) se hará más evidente. Además, es imposible erosionar el esmalte del diente sin rozar la encía del cuello del diente, sometiéndola a un traumatismo que puede desencadenar lesiones en la mucosa. Finalmente, todos los residuos tóxicos de esta abrasión serán ingeridos, con los riesgos que ello conlleva para la salud general. 

 

“LIMARSE LOS DIENTES” OTRA MODA PELIGROSA

Recientemente, varios influencers han subido a sus perfiles vídeos de ellos mismos limándose los dientes, provocando que muchos de sus seguidores les imiten. Esta práctica puede tener graves consecuencias ya que el esmalte dental es limitado y no se regenera, es decir, cualquier desgaste es definitivo. Al limar los dientes con una lima metálica, se erosiona dicho esmalte y el nervio queda más expuesto, lo que aumenta la sensibilidad. Además, si se liman demasiado, se pueden producir infecciones y fracturas de las piezas dentarias que obligarían a realizar una extracción y sustituirlos por implantes.

 

 

 

Si quieres mejorar la estética de tus dientes, en cuanto a tamaño, color, equidad, etc., debes acudir siempre a una clínica dental para que tu dentista te diagnostique y te lleve a cabo el tratamiento bucodental más adecuado.